Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El auge de las Startups en América Latina y la obtención de categorías «Unicornio»

El nacimiento acelerado de Startups en el entorno empresarial de América latina es un hecho cada vez más notorio. Sin embargo, en las principales economías como Brasil, México, Argentina y Colombia, muchas de éstas pueden tener distintas dificultades para alcanzar el estatus de “Unicornio”, debido al tamaño más reducido de los mercados y a una internacionalización aún limitada.

La obtención de esta categoría significa que se sobrepasó la valoración de 1.000 millones de dólares, lo cual es un objetivo tentador para las empresas y sus inversionistas.

Por otra parte, los gobiernos también están interesados en la obtención de categorías “unicornios” de las empresas, para así presumir sus índices de éxito.

“Unicornios” y el mercado global 

Si bien el término en sus inicios pretendía mostrar la aparición no habitual de empresas nuevas que registraban crecimientos muy elevados, los datos ya indican que hay más de 770 unicornios a nivel global, valorados en 2,4 billones de dólares.

Cabe señalar, que la mayoría de Unicornios han establecido sus sedes en Estados Unidos, China y Europa occidental y que, solo 23 de los unicornios globales claramente identificados se encuentran en América Latina (alrededor del 3% del total mundial), con un valor de mercado combinado de 76.800 millones de dólares.

Según cifras del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), se han identificado más de 1.000 Startups privadas de tecnología en América Latina, una tendencia que se ha triplicado desde 2016. Estas empresas tienen un valor de más de 200.000 millones de dólares y emplean a 245.000 personas.

Así mismo, Brasil y México representan alrededor del 80% de la valoración de Startups privadas en América Latina. Sin embargo, también se pueden encontrar interesantes mercados de rápido crecimiento en otros países como Colombia y Chile.

Programas de aceleración: el camino

En algunos países de América Latina, se ha adoptado la creación de programas de aceleración que apuntan al crecimiento de las Startup.

Muestra de esto vemos en Colombia, que el gobierno ha buscado la creación de diferentes aceleradoras como la asociación INNPulsa con HubBog en Bogotá y su incubadora Ruta N en Medellín entre otras a nivel nacional.

Chile también ha tenido un exitoso programa público de aceleración para nuevas Startups durante una década, que contempla una división de inversiones semilla que apalancan una variedad de beneficios.

Además, Costa Rica también cuenta con programas para estimular la innovación en áreas como la ciberseguridad.

Una labor compartida

Cabe señalar, que no sólo es labor de los Gobiernos generar dichos esfuerzos; organizaciones y entidades sin ánimo de lucro también deben estar alineados en este propósito.

Un claro ejemplo, es que a principios del año 2020 el Grupo Bimbo, multinacional mexicana de alimentos, lanzó dos programas de aceleración, Eleva y BakeLab. Su propósito era recibir propuestas de Startup con nuevas ideas de productos que tuvieran el potencial de escalar globalmente, ya sea a través de la inversión de Grupo Bimbo o de una alianza comercial.

Sin embargo, es poco factible que se produzca una explosión de “Unicornios”, ya que muchos países siguen cohibidos por las limitaciones de sus mercados, una infraestructura digital que crece lentamente y un contexto regulatorio en desarrollo.

En conclusión, los países que han sido proactivos en el fomento e impulso de empresas, principalmente con verdaderas reformas para mejorar el entorno económico, están más cerca de beneficiarse de los beneficios que esto traerá.

Fuente: Más allá de los unicornios: el potencial de las startups en América Latina. (Oct 14, 2021). J.p. Morgan Bank. Recuperado de: https://bit.ly/3pAKMF6

#CARIBEEXPONENCIAL