Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Un nuevo comienzo

Inició el 2022. Para este año las expectativas económicas son alentadoras. Y según los expertos, podría ser el año definitivo para la reactivación economica. Los indicadores muestran que el país ha tenido uno de los mejores crecimientos de las últimas décadas, ya que el crecimiento del PIB será del orden del 9,7 %, según las proyecciones oficiales.

En otras palabras: Es el año de los nuevos comienzos. A estas alturas, muchas empresas se encuentran en época de retorno a las actividades productivas luego de una época vacacional. Y saben, en un principio, que a su vez será un año de afrontar retos y ver si finalmente, acaba la incertidumbre, aquella generada sobre el futuro de la pandemia, el avance en la vacunación, y el panorama electoral de la contienda presidencial.

Este será el año de ver si al fin los esfuerzos por adaptarse a los últimos coletazos del COVID-19, tienen su fruto. Incluso, esto significa consolidar los grandes cambios que protagonizaron el 2020 y 2021, como la aplicación del teletrabajo.

Estos dos años han estado protagonizados por una digitalización total para todo tipo de empresas. Gracias a las nuevas tecnologías, muchas empresas han conseguido implantar el teletrabajo con resultados positivos e incluso lograron realizar procesos muchos más ágiles. Sin embargo, la digitalización también ha generado situaciones en las que los empleados se mantienen permanentemente conectados y laborando, incluso después de la jornada laboral.

También, para este nuevo comienzo las corporaciones deben mostrar mayor respeto por la sostenibilidad y el medio ambiente. Durante estos dos últimos años los consumidores han cambiado enormemente sus costumbres y hábitos, destacando sobre todo una mayor preocupación y concienciación sobre el impacto de sus compras en el medio ambiente y la sostenibilidad.  En este sentido, las empresas deben identificar este fenómeno y ofrecer productos fabricados con materiales ecológicos y reciclables, así como realizar acciones de compensación al cliente.

Otra de las principales consecuencias de estos dos atípicos años ha sido el repunte global de las compras en las tiendas web ante el cierre de los establecimientos físicos. Un crecimiento que incluso se ha mantenido al alza tras los esfuerzos de reactivación económica. Tal es así que 2022 podría ser el primer año en el que las ventas online en todo el mundo alcancen la cifra de billones de dólares en ingresos mundiales, según los datos recogidos por el Índice de Economía Digital de Adobe, mientras que se espera que el eCommerce ocupe casi una cuarta parte las ventas del sector retail a nivel internacional para 2025, según el informe Global eCommerce Forecast 2021 de eMarketer.

Lo anterior llevará a que las compañías que aún no vendan sus productos y servicios en internet tendrán que elaborar un plan para introducirse en esta dinámica teniendo en cuenta factores como la logística y la política de gastos de envío.

No cabe duda que este 2022 está cargado de expectativas. Y que está en manos de las empresas, lograr que sea el año de la reactivación definitiva. Y que aunque los indicadores prevén un panorama positivo, se pondrá a prueba el verdadero carácter corporativo.

Deben entonces las empresas lograr competir al rededor de aquellos factores que en el contexto actual se volvieron primordiales, como la atención al cliente y la innovación de procesos.

Esto es el indicio de una nueva época, un nuevo comienzo.

 

#CARIBEEXPONENCIAL