Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Liderazgo e innovación tecnológica

El gran impacto de las tecnologías en la ultima era ha marcado el futuro de diferentes actividades alrededor del mundo. En el sector empresarial, las compañías han tenido que cambiar sus formas de operar, y más aún, su esencia, pues las formas de consumo cambiaron y ha nacido un consumidor cada vez más difícil de comprender.

Es por esto que las organizaciones de hoy en día necesitan liderazgo. Porque vivimos en una época de cambio, de renovación. Esa metamorfosis solo será posible si quien encabeza la empresa es consciente de las necesidades de la misma, y sobre todo, sabe canalizar esos propósitos dentro de un mercado inmerso en la tecnología.

Lo anterior toma relevancia ya que vivimos en la época en que el consumidor tiene el poder de elegir dentro de un universo de ofertas. Y si cada miembro de la organización no es consciente de aquello, y además, no posee las herramientas ,y, mucho menos, una cultura de innovación, las probabilidades de no llegar a competir en el mercado de hoy son altas.

Para sobrevivir a la dinámica económica de hoy se necesita liderazgo, ya que hablamos del proceso de influir, guiar o dirigir a los miembros de tu organización hacia la consecución de metas y objetivos organizacionales, de la mano de herramientas tecnológicas ya presentes en la industria.

Una nueva era

La clave de liderar en esta nueva era, se basa en tener la suficiente sensibilidad para percibir los cambios en tu entorno. El líder debe ser activo, y más aún, un visionario que se adecúa a las tendencias tecnológicas que afectan la vida de sus empleados y el ambiente laboral.

Si bien en pequeñas y medianas empresas, acceder a herramientas tecnológicas y dar ese paso en innovación de procesos resulta una transición difícil, lo que llevará al éxito empresarial, es el liderazgo con el cual se interpreta el contexto en que se encuentra y se le saca el mejor provecho.

Ese liderazgo tiene que ser realmente efectivo e inspirador. Tiene que transmitir a los trabajadores ejemplo y coherencia, pues es esa concordancia entre las palabras y las acciones es lo que hará que se cree una confianza y más aún, que la armonía empresarial no se rompa.

Para concluir, si bien no existe una receta para ser un buen líder, si no se cumple con las anteriores características, la empresa será un caos, pues el liderazgo actualmente es un factor determinante para el éxito o el fracaso de la organización, ya que de ahí se desprenderá el carácter de la empresa en los momentos más difíciles.

Además, como bien se ha dicho, si no existe confianza desde las personas que son la base de la organización, es decir, de tus empleados, será muy difícil llegar al éxito. Sin embargo, está demostrado que si se consigue lo contrario los resultados serán asombrosos.

Fuente:

  • Gómez Ortiz, R. A. (2008). El liderazgo empresarial para la innovación tecnológica en las micro, pequeñas y medianas empresas. Pensamiento & gestión, (24), 157-194.
  • Fernández, J. A. (2008). Liderazgo empresarial en tiempos de cambio, según Sun Tsu. Harvard Deusto business review170, 64-71.

 

#CARIBEEXPONENCIAL