Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

La evolución en la Cultura Organizacional Post-Pandemia

Es evidente que la situación global actual ha llevado a que las empresas redefinan sus culturas organizacionales. Esto se debe a que estamos en una época de cambio, en una transición. Las organizaciones pasaron de centrar sus preocupaciones en el rendimiento de los trabajadores en su lugar de trabajo, a pensar en las condiciones laborales y de salud de los mismos.

Las acciones

Hoy somos testigos del predominio de la cultura del cuidado. Las empresas han tenido que dotar sus instalaciones con el material y recursos necesarios para la preservación de las óptimas condiciones de salud de sus colaboradores.

Incluso, algunas compañías se han tomado el trabajo de elaborar manuales y protocolos de Bioseguridad que se han convertido en una especie de biblia para ellos. Algunas por un interés real de cuidar a sus empleados, clientes y proveedores, otras por la simple necesidad de la continuidad de su actividad.

Se podría decir entonces, que gracias a la pandemia del Covid-19 las empresas empezaron a preocuparse por la salud y la promoción del autocuidado. Es incluso absurdo, que antes las compañías no se interesaran por saber si sus empleados habían cumplido con el mínimo de higiene personal o con la realización de exámenes periódicos de salud. 

Dicha evolución en las organizaciones viene marcada por el pánico que genera la enfermedad. Sin embargo, debe perdurar y quedarse para siempre dentro de ellas.

Hay que entender que el mundo cambió. Y que el Covid-19 se ha convertido en un problema prioritario a nivel mundial debido a la alta transmisibilidad, propagación y ausencia de un tratamiento realmente efectivo contra la enfermedad.

Sin duda alguna no existe un sector financiero que funcione sin empleados y no todas las labores se pueden ejecutar desde casa, por ello existe la necesidad de generar insumos necesarios para preservar la vida.

 Para lograr esto se necesita, no solo de capacitación para el correcto uso de estos insumos de bioseguridad, sino también la disposición por parte de cada ser humano que integra la empresa.

 En otras palabras, necesitamos evolucionar en nuestra Cultura Organizacional post pandemia.