Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Cultura corporativa: Misión, visión y valores

No cabe duda que las empresas de hoy en día están prestando más atención a lo que pasa en su interior. Esa antigua percepción de que los trabajadores eran simples empleados que recibían un salario por una labor especifica pero no había un acercamiento directo hacia ellos ha quedado en el pasado.

La organización ahora es entendida como una unidad, un grupo de personas que comparten además del lugar de trabajo, unos valores, un propósito y formas de pensar encaminada al bienestar de la organización.

Aunque muchas empresa actualmente presumen de la imponente redacción de su misión y visión, además de la efectiva selección de los valores corporativos más elegantes, la verdad es que lo realmente difícil es saberla transmitir a los empleados de una manera que la entiendan, y más importante, que la acojan.

La visión y la misión debe ser aquel motor que lleve a la organización a alcanzar la excelencia y el cumplimiento de todos sus objetivos, su sentir.

Ahora, se debe tener claro que se trata de conceptos que aunque pueden sonar similares, se diferencian sustancialmente.

La visión,  es el conjunto de sueños de una organización que se convierten en el impulso y propósito para todas las actividades que realicen tanto a nivel interno y externo. De esta forma se logra dar importancia y dirección lo que se está haciendo actualmente, facilitando la toma de decisiones ya que se tiene claro lo que se desea lograr en el futuro.

La misión, es el propósito de la organización, su razón de ser. Es aquello a lo que se compromete la empresa a hacer y cumplir, cual sea el servicio que ofrezca. Sin embargo, la misión debe ser entendida como una orientación, no es una lista de actividades a realizar.

Estas afirmaciones suenan completamente lógicas pero en realidad ponerlas en practica es un verdadero reto. Esto se debe a que en el día a día, y la exigencia del mercado, lleva a que los lideres de las organizaciones guíen el rumbo de la organización basados en los números, no bajo una misión.

Sin embargo, cuando se trabaja, se verán los resultados al interior de la organización ya que generas afinidad con tus trabajadores, se identifican con la misma y se genera valor compartido.

Para concluir, cabe señalar que el proceso de implementación de la visión y misión dentro de la organización no es un proceso sencillo, pero si no se ejecuta, se pierde de foco lo que se quiere en el futuro y se condena a vivir con la esperanza de que algún día se pueda ser la organización que todos dentro de ella soñamos, pero sin nunca lograrlo.

Fuente:

  • Kaiten, J. C. (2017). Importancia de la visión y la misión dentro de las organizaciones.

#CARIBEEXPONENCIAL