Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Control de Procesos de Producción y su ejecución estratégica

En todas las empresas, sea cual sea el sector en donde opera, debe haber un pleno control en los procesos de producción. Además, se deben idear  mecanismos necesarios que faciliten la prevención, la corrección y el Feedback ante aquellos factores que podrían dificultar la consecución de los propósitos organizacionales.

En ese mismo sentido, un efectivo control de procesos de producción significa que hay un sistema de procedimientos y técnicas que ayudan a prever los riesgos a los que está expuesta la organización.

Lo que es cierto, es que cuando una empresa inicia sus actividades, la supervisión minuciosa junto a el trabajo de inspección, comprobación, evaluación y verificación de la correcta ejecución de procesos llevados a cabo por los trabajadores de la empresa,  llevará a la correcta ejecución estratégica de sus proyectos.

Pero esto va más allá. Las empresas son entes que tienen que velar por la transparencia de todos los procesos internos. Ninguna organización está exenta que dentro de la misma, haya practicas fraudulentas, ilegales o procesos de corrupción. Para esto deben existir los mecanismos ideales que permitan  tomar decisiones adecuadas
en relación con la correcta ejecución de las obligaciones contractuales, laborales e impositivas.

Un sistema de buenas practicas

He ahí donde el sistema de control de procesos interno toma relevancia. Pues es la base que aporta de manera completa al cumplimiento de los objetivos organizacionales, a través de la implementación de métodos sistemáticos enfocados al cuidado, el autocontrol y la medición del grado de cumplimiento de las diferentes finalidades.

De la fortaleza de ese control dependerá la seguridad razonable que se puede tener de la información generada para la toma de decisiones.

Todo esto es en esencia  una herramienta de carácter estratégico, ya que corresponde a las acciones orientadas a proporcionar seguridad razonable en cuanto a la honestidad y responsabilidad de los trabajadores en el ejercicio de sus funciones; a la eficiencia y la eficacia de las operaciones efectuadas por los agentes que tienen que ver directa o indirectamente con la organización.

Además, el control también vela por los intereses económicos; por la pertinencia, la utilidad y la fiabilidad de la información; a la protección integral de los activos de la organización, y al grado de cumplimiento de las diversas obligaciones legales.

Para concluir, cabe resaltar que existe una diferencia entre el control a nivel administrativo-estratégico y el control a nivel del área contable. Pues el primero se manifiesta al garantizar la eficiencia y la calidad
de las operaciones efectuadas por los trabajadores, y vela porque se cumpla los requerimientos legales buscando así por el bienestar económico y los objetivos estratégicos de la empresa. Y la contable, por otro lado, protege los activos sociales que conforman el patrimonio de la empresa y garantiza la confiabilidad de las transacciones que valoran y registran las actividades económicas efectuadas por la empresa.

 

Fuente:

  • Stefanell, F. N., & Barrios, L. M. R. (2016). El control interno en los procesos de producción de la industria litográfica en Barranquilla. Equidad y desarrollo, (25), 245-267.

 

#CARIBEEXPONENCIAL