Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Como pinta el teletrabajo en 2022

Uno de los grandes retos con que abrió este 2022 en relación al aspecto laboral, además del gran impacto de la nueva variante “Omicron”  del Covid-19, es la adopción de nuevas medidas para la implementación de modelos de trabajo, los cuales deben incluir el formato hibrido.

Es así como las organizaciones de hoy en día deberán conocer sus nuevas necesidades laborales, identificar la adaptabilidad de los empleados, implementar la flexibilidad, tener las reglas claras de los horarios de trabajo y contar con las herramientas tecnológicas necesarias.

Según Andrea Ubilla, Head of People de Uruit, empresa especializada en el desarrollo de aplicaciones web y soluciones móviles, el relacionamiento del trabajador con la oficina cambió radicalmente en la pandemia.

A partir del covid cambió la forma de entender y relacionarnos con el trabajo. Las oficinas quedaron vacías. Algunas personas descubrieron que eran más productivas y gestionaban mejor su tiempo trabajando desde sus casas, otras necesitaban seguir yendo a la oficina para poder trabajar e integrarse con sus compañeros, y la mayoría prefirió ese intermedio de ir a la oficina algunos días, y otros, trabajar remoto. Somos muchas las organizaciones que intentamos entender y descubrir cómo enfrentaremos los desafíos del modelo híbrido”, dijo.

La experta destacó, además, que se encuentra la necesidad de fomentar nuevos espacios que acompañen la función de la oficina. Esto mejora el clima laboral y genera una mayor productividad en tus empleados.

“En Uruit al implementar el trabajo híbrido, descubrimos que las personas prefieren asistir a las oficinas con mayor frecuencia por razones que nada tienen que ver con el trabajo, sino básicamente, con la necesidad de conectar con sus compañeros, generar integración y asistir a capacitaciones presenciales. Debido a esto, los espacios comunes se volvieron esenciales y tomaron una importancia significativa ya que permiten socializar e intercambiar experiencias. Por eso nuestras nuevas oficinas priorizan ese tipo de espacios con livings, barras, etc.”, agregó Ubila.

Esto es importante porque si bien hay que conocer las necesidades de las empresas, también es fundamental saber qué buscan los empleados hoy día en sus trabajos. Los tiempos han cambiado.

Estamos en un momento en que la virtualidad ha abierto la posibilidad de laborar desde cualquier lugar. Así mismo, las empresas deberán hacer un ejercicio más profundo y detallado para conocer esos perfiles adecuados que puedan optimizar su gestión desde el trabajo en casa.

Por otro lado,  las organizaciones deberán contar con plataformas y aplicaciones que permitan ese trabajo remoto, pues son esenciales para el flujo de información garantizando así una comunicación más efectiva.

Conocer de manera integral la empresa, el negocio, el sector y el contexto del país es lo que puede hacer la diferencia en relación al impacto de adopción de estas nuevas modalidades y las vistas previamente a la pandemia.

Y son esos mismos factores, los que seguramente mancarán el camino de esta nueva era. Estos marcarán la diferencia entre los que de verdad compiten en el nuevo mercado y los que no.

En conclusión, se podría decir que el 2022 es el año de la evolución. Los expertos indican que será el año en que poco a poco las cosas vayan volviendo a la normalidad o la “nueva normalidad” de la cual haremos parte, y que por supuesto, tendrá implicaciones directas en el ámbito laboral – empresarial.

Así mismo las empresas están obligadas a evolucionar con dichos cambios del mundo de hoy. Y en la misma dirección, redefinir la cadena de producción para competir al nivel que exige el mercado de hoy.

2022, el año de la reactivación económica.

 

#CARIBEEXPONENCIAL